Llega el calor y nuestros pies necesitan un cuidado especial para lucir nuestras sandalias preferidas. Y por supuesto, para mantenerlos sanos y evitar las posibles lesiones durante todo el periodo estival. Para tener unos pies estupendos, como cualquier otra parte de nuestro cuerpo, es necesario seguir una rutina de cuidados y evitar ciertos usos en el calzado. 

feet

Os damos 10 consejos para lograr unos pies perfectos este verano:

1. Baños específicos para tus pies. Una vez a la semana, saca tiempo para meter los pies en agua caliente con un poco de sal gorda y termina el baño con el contraste de agua fría. De esta forma, mejorará la circulación de los pies (especialmente si pasas muchas horas de pie o sentado) y los pies estarán visiblemente mucho más descansados.

2. Elimina las durezas con una piedra pómez. Lo recomendable es hacerlo una o dos veces a la semana. Después de la ducha, pasa con suavidad este trocito de roca volcánica por las zonas de durezas, especialmente los talones.

3. Hidrátalos a diario. Masajea los pies mientras extiendes la crema hidratante. Para ello puedes usar tu crema corporal habitual o una específica para los pies.

4. Exfólialos. Al menos una vez a la semana, exfolia las zonas agrietadas de tus pies con una crema específica. La loción exfoliante puedes comparla o realizarla en casa con aceite o azúcar. Así eliminarás todas las células muertas de tus pies.

5. Corta las uñas de forma horizontal. Procura que no sobresalgan a la carne y, de esta manera, crecerán de forma normal y evitarás el dolor que producen cuando se encarnen.

6. Seca bien los pies después de la ducha. Y usa zapato cerrado en sitios húmedos como chiringuitos de playa o vestuarios de gimnasio. Así, se previene la aparición de hongos.

7. Anda descalzo siempre que puedas: por tu casa es una buena opción pero por la playa, lo es aún mejor  😉

8. Evita el uso de chanclas por el asfalto. Hacen rozaduras y no sujetan el talón, por lo que producen grietas.

9. Usa sandalias con plantilas de gel, acolchadas y fabricadas con materiales de calidad para evitar el exceso de sudoración, las rozaduras y las alergias. Evita en la medida de lo posible los tacones en días de mucho calor. Si no te queda más remedio porque estás invitada a un evento, apuesta por la calidad para que no se te hinchen los pies.

10. Pedicura, pintura… ¡y listas para lucir unos pies perfectos! Pero cuidado, algunos consejos: comprueba que los utensilios que usas para la manicura no estén oxidados porque pueden producirte infecciones. Y no abuses de la pintura, intenta descansar algunos días y usa siempre una base para evitar que las uñas pierdan su brillo natural.