Las menorquinas son denominadas también avarcas de Menorca. Un exitoso calzado plano con talón y dedos al descubierto que puede ser liso o estampado. Actualmente hay muchas variantes de este tipo de zapatos, pero todos mantienen su denominador común: la comodidad. Seguro que conocéis muy bien este calzado que no pasa desapercibido en verano. Pero… ¿sabéis su historia? 

menorquinas

Comenzó a utilizarse un calzado similar a las menorquinas alrededor del año 200 a.C. por los honderos de las Islas Baleares que luchaban a las órdenes del general cartaginés Aníbal contra los romanos. Más tarde y debido a la gran resistencia y flexibilidad de las mismas, fue usada en el mundo rural por los campesinos de la Isla de Menorca. Para fabricarlas usaban pieles animales.

No obstante, a principios del siglo XX empezó a usarse el neumático de caucho sobrante de los automóviles para realizar sus suelas. La fabricación de las mismas era completamente artesanal, cosida a mano con una aguja de punzón.

En los años 60, su uso comenzó a extenderse entre los menorquines y también entre los miles de turistas que visitaban la isla en verano. Ya en los años 80 eran muchos los empresarios que rediseñaron las menorquinas y se dedicaron a su fabricación a nivel industrial.

Actualmente, las menorquinas se han convertido en un zapato tradicional de la isla que se usa en toda España y ya está cruzando fronteras. Su éxito se basa, sobre todo, en su comodidad, sencillez, versatilidad y lo práctico que es.  Hoy en día es un calzado ideal para el verano que no puede faltar en tu armario durante las vacaciones.

En Calzados Benavente te proponemos modelos en diferentes colores y diseños, para chicos y chicas, por solo 17 euros.

menor3

Ibicenca de piel de flores

menor4

Ibicenca piel blanca

menor1

Ibicenca piel negra